casa central-acuarela

POR UNA RED ESTATAL DE UNIVERSIDADES

Share Button

La decisión presidencial de encomendar a la Universidad de Chile la tutoría de las nuevas universidades estatales abre nuevas expectativas sobre el futuro de la educación superior en el país. Una red fuerte de instituciones del Estado, capaces de interactuar con las comunidades locales, es lo que desde este plantel se espera pueda concretarse desde 2017.

Por Jennifer Abate C.

El 3 de agosto se concretó una de las promesas de la Presidenta Michelle Bachelet de cara al fortalecimiento de la educación superior pública. Ese día la máxima autoridad y la ministra de Educación, Adriana Delpiano, promulgaron la ley que crea las nuevas universidades estatales en las regiones del Libertador General Bernardo O’Higgins y de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo.

Casi un mes después vendría el primer anuncio oficial sobre el espíritu que marcará a estos dos nuevos planteles: será la Universidad de Chile la institución tutora que acompañará su creación. En concreto, según la ley, esto implica una misión de “apoyo y acompañamiento a toda la comunidad académica, que se traducirá en acciones específicas realizadas a solicitud del rector de la nueva universidad”.

Según el Vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile, profesor Flavio Salazar, esto implica un reconocimiento de parte del Estado del rol central que juega la Universidad de Chile dentro del sistema de educación superior estatal. Y, agrega, se trata también de un voto de confianza de parte de las comunidades regionales donde estarán emplazadas las nuevas universidades.

“Tanto en Rancagua como en Aysén, entre la mayoría de las voces que se manifestaron en las distintas reuniones ciudadanas, siempre apareció la Universidad de Chile y eso se ratificaba en las invitaciones que se nos hizo a participar de esas instancias”.  Con esa idea concuerda la Vicerrectora de Asuntos Académicos, Profesora Rosa Devés, quien evalúa esta colaboración como un desafío y una “tarea de servicio que permitirá fortalecer lazos no sólo con las instituciones, sino también con sus comunidades”.

Para la Vicerrectora Devés se trata de un “desafío histórico” para nuestro plantel, ya que “esta nueva responsabilidad es una oportunidad para aportar a la transformación y el fortalecimiento de la educación superior estatal, parte esencial del compromiso y responsabilidad social de la Universidad de Chile”.

Pero también se trata de un desafío para el país, a juicio de la Directora del Instituto de la Comunicación e Imagen y reconocida investigadora en temas relacionados con el mercado de la educación superior en Chile, la profesora María Olivia Mönckeberg. Frente a la creación de los nuevos planteles señala: “Creo que hay una posibilidad de que se construya una universidad de acuerdo a parámetros como los que se han estado conversando, discutiendo, reflexionando, sobre cómo quisiera uno imaginar una universidad pública, que para mí es una universidad del Estado, en términos de calidad, en términos de inclusión, que desde luego debe ser inclusiva; una universidad que pueda nacer gratuita”.

A ese espíritu espera contribuir el plantel tutor, concluye el Vicerrector Salazar: “La Universidad de Chile ofrece lo que durante toda su historia ha ofrecido a este país: su capacidad de creación, análisis, reflexión, sus recursos humanos orientados al fortalecimiento de las regiones y, obviamente, a largo plazo, al bien del país. Es lo que siempre nos ha motivado”.

Share Button