Roxana Pey

“SE TRATA DE UN HITO MUY IMPORTANTE EN EL FORTALECIMIENTO DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA”

Share Button

Roxana Pey Tumanoff es bióloga y doctora en Ciencias. Además de sus estudios científicos ha abordado investigaciones en formas del pensamiento y ha dedicado gran parte de su trabajo a la educación superior. Entre el 2000 y el 2006 diseñó la reforma del pregrado en la U. de Chile y este mes fue nombrada por la Presidenta Bachelet como la rectora del nuevo plantel estatal de Aysén.

Por Ana Rodríguez

Foto: Marilyn Lizama

¿Qué significa este nombramiento como rectora de la Universidad de Aysén?

-Tiene varios significados, varios planos. Por un lado, es un proyecto al que le tengo mucho cariño porque estuve involucrada en la comisión que preparó los lineamientos generales y fue una comisión que sesionó en la región con los integrantes de la región. Yo me involucré mucho en ese momento con esta creación de nueva universidad. En segundo lugar, se trata de un hito muy importante en el fortalecimiento de la educación pública, porque son dos universidades del Estado que se crean, un hecho inédito. Son muchas décadas las que los que hemos estado en educación superior y hemos defendido la educación pública hemos estado esperando algo como esto. Es muy emocionante. Por otro lugar está el hecho de que estas dos universidades son un elemento no accesorio sino que bastante central en la reforma de la educación superior. También tiene que ver con toda una historia de trabajo por la educación superior que creo que con todo lo que he hecho en mi vida laboral puedo ser un aporte, espero, y así lo espera yo entiendo la Presidenta al hacer este nombramiento.

La Universidad de Chile será tutora de estas dos nuevas universidades. ¿Cómo te imaginas tú este vínculo?

-Lo imagino como algo muy natural el hecho de que sea la Universidad de Chile, que tiene una vocación pública a toda prueba, y que es una Universidad de tanta trayectoria y que ha vivido procesos de mejoramiento de la calidad, de trabajo por la equidad. Creo que es una muy buena decisión y es muy promisorio que tengamos como Universidad de Aysén el respaldo de la U. de Chile. Me la imagino haciendo un aporte de muchas formas, a través de sistemas, procedimientos que tiene, apoyo académico, respaldo en velar porque aquí se conforme un cuerpo académico de primer nivel y en las carreras, con la trayectoria que la U. de Chile ha tenido en innovación curricular y en logros de aprendizaje, también podamos construir juntos las carreras que la región de Aysén necesita. Me imagino un trabajo muy fluido de apoyo, de respaldo, desde luego con el respeto de la autonomía institucional que corresponde, y también muy fluido y de mucha colaboración desde la perspectiva humana. Yo he sido de la Universidad de Chile toda mi vida, entonces conozco a las autoridades, conozco lo que es la Universidad, y a qué se puede apelar.

¿Cómo definirías la importancia de la creación de estas dos universidades regionales en este proceso de reforma a la educación superior?

-Me parece sustancial. Por eso decía que no es un elemento accesorio en la reforma, sino una parte central, porque la reforma justamente apunta al fortalecimiento de la educación pública, a recobrar el sentido que tiene la educación superior para el país. Este sentido no es el de conformar un mercado de la educación, sino que es el desarrollo del país y de su gente, de sus jóvenes a través de la generación de conocimiento y también de la creación. Lo veo sustancial porque pone a prueba todo esto, resalta el rol que tiene la educación pública en dos regiones que no tenían universidad propia. Y por otro lado estas universidades nacen en el contexto de gratuidad, entonces no hay que olvidar ese elemento fundamental. Vienen a apoyar a estas regiones a cumplir este rol de desarrollo cultural, humano, de quienes habitan ese territorio, y con gratuidad.

¿Cuál es la contribución que tú crees que la universidad de Aysén puede hacer a su propia región?

-El desarrollo de un lugar no es solamente el económico, es también el cultural, el de las personas, porque el desarrollo tiene que ver con una autodeterminación, con la emancipación de un lugar. Y en ese sentido no basta con que, por ejemplo, se investigue sobre algún tema importante en Aysén y que esa investigación la hagan unos extranjeros o la hagan en otra parte del territorio. Que lo hagan los habitantes de la región, que investiguen sobre sus temas, le da a la región el verdadero sentido del desarrollo. También en el ámbito de la cultura es muy importante y en la formación de sus jóvenes. En algo muy concreto, y que es una aspiración de la región, es la posibilidad de que los jóvenes de Aysén no tengan que emigrar hacia otras ciudades para poder formarse. Eso desarma las familias, es un pie forzado para personas que finalmente se van de su lugar y otros que no pueden hacerlo y no se pueden formar.

Además hay gente que emigra a otras ciudades a formarse y después les es muy complicado volver a entregar esos conocimientos a su propia región.

-Claro, eso lo hemos constatado. Hay muchas situaciones de personas que han tenido que irse a estudiar a otras partes y después les cuesta volver. Hay otros que con gran esfuerzo vuelven, porque tienen un arraigo muy fuerte, pero otros no han podido. Son situaciones disruptivas para las familias.

 

*Publicado en El Paracaídas #11

Share Button